¿Es conveniente operar las varices?

Las venas son vasos que llevan la sangre hacia el corazón. Cuando se alteran y no pueden hacerlo, sino que la sangre cae en dirección al pie (nos referimos siempre a las piernas) entonces se denominan varices.

¿Cuándo se deben eliminar las varices? Básicamente se eliminan por dos razones principales: médicas o clínicas cuando se presentan dolores, sufrimiento, hinchazón, calambres o por razones estéticas que es por lo general cuando se tiene varices pequeñitas (las llamadas capilares) que afean tanto las piernas. ¿Cómo se resuelve esto? Para resolver las varices la única fórmula es quitarlas.

Existen dos maneras, sobre todo para casos donde las varices son muy grandes. La manera quirúrgica que obviamente requiere una intervención y el método con microespuma que es todo lo contrario. A continuación, comentaremos un poco más sobre ambos métodos.

¿En qué consiste la manera quirúrgica? Pues es operando, con postoperatorio, cortes. Por lo general, se denomina también safectonomía o fleboextracción a la extirpación de las varices de gran tamaño. El procedimiento se lleva a cabo realizando dos incisiones, una en la zona de la ingle y la otra en la zona del tobillo. En el corte realizado en la ingle se pretende ligar y canalizar el recorrido de la vena varicosa para realizar su extracción a través de la incisión del tobillo. El resto de venas afectadas se ligan y se extraen a través de incisiones más pequeñas que se realizan alrededor de las mismas.

Sin operación que consiste en la técnica de microespuma: que consiste en meter una microespuma dentro de la vena, absolutamente indolora y generar una fibrosis que cierra la vena y desparece para siempre.

Como mencionamos anteriormente, las varices tratadas con cirugía son aquellas que son muy grandes, no sucede así en el caso de las varices pequeñitas. En el caso de la microespuma puede resolver problemas tanto de varices pequeñas (o capilares) como las varices grandes (o safenas) y todo puede realizarse en una misma sesión.

Con lo que es mucho más cómodo, mucho más fácil y mucho más seguro ya que el tratamiento que se lleva a cabo con la microespuma, no requiere ni de anestesia ni de ningún tipo de actuación aparte.

El método con microespuma no necesita tiempo de recuperación, ya que el paciente sale mejor que ha entrado, sin dolores y sin la presión y pesadez con la que ha entrado el paciente antes del tratamiento.

AHORA primera consulta y valoración médica

GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies